Cómo reclamar una indemnización por accidente de tráfico

Pubicado en1 comentarioCategoríasJurídico

A pesar de que hasta hace unos años podíamos reclamar indemnizaciones de accidentes de tráfico por la vía penal, con la reforma de 2015 del Código Penal así como de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, los juicios de faltas derivados de accidentes de tráfico desaparecieron de nuestra normativa. A día de hoy –salvo casos muy concretos–, la principal vía para dichas reclamaciones es la civil y por tanto los juzgados competentes son los de Primera Instancia.

Reclamar una indemnización por accidente de tráfico requiere de una serie de pasos que en caso de no ejecutarlos de manera correcta, se nos podría denegar dicha indemnización, por lo que además de ser diligentes en la tramitación de dicho procedimiento, hay que cumplir una serie de plazos marcados por la ley. ¿Qué quiero decir con esto? Que estar bien asesorado a la hora de reclamar por un accidente de tráfico es imprescindible, por lo que recomiendo encarecidamente acudir a un profesional cuanto antes mejor.

Advertido esto, ¿qué conceptos podemos reclamar cómo indemnización? La respuesta es sencilla, tanto daños personales (lesiones permanentes, incapacitaciones temporales e incluso operaciones quirúrjicas etc.) como otros daños como pueden ser los daños del automóvil, medicamentos o médicos privados.

 

¿Cómo puedo reclamar una indemnización si sufro un accidente?

Una vez sufrido el accidente, haber realizado el atestado correspondiente, firmada la declaración amistosa de accidente y haber acudido al médico (la salud es lo primero), tendremos que comunicar el accidente tanto a nuestra compañía de seguro como a la del automóvil causante. Esta última se pondrá en contacto con nosotros, por lo que sus médicos nos ofrecerán cita para una primera valoración y asistencia.

Dicho esto, la aseguradora tiene la obligación de en el plazo de tres meses, ofrecernos una oferta motivada poniéndonos encima de  la mesa una cifra de dinero dependiendo de la gravedad del accidente y de nuestras lesiones –las cuales ya habrán valorado sus médicos–. Todo ello en base al artículo 7 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Ahora bien, ninguna aseguradora es una ONG, por lo que es evidente que estas ofertas son a la baja y lo normal es que no nos satisfagan. En este sentido, lo primero que tendremos que hacer antes de acudir a la vía judicial, será iniciar un procedimiento de mediación y/o conciliación en el que aportaremos nuestros motivos argumentando las razones de por qué la indemnización que tenemos que recibir es mayor. Para ello tendremos que valernos de toda la prueba que podamos reunir, especialmente de informes médicos privados.

Cabe decir que esta reclamación previa en pocas ocasiones tiene éxito, por lo que ahora sí acudiremos a la vía judicial, al procedimiento civil con toda la prueba necesaria para que se estime nuestra pretensión. Es muy importante señalar que tenemos que esperar a la oferta motivada  inicial de al aseguradora para poder solicitar el auxilio judicial, o en su defecto, esperar al plazo de tres meses que la ley marca.

 

¿Qué indemnización me corresponde?

Por supuesto, la indemnización que uno reclama a la compañía aseguradora debe estar basada en unos datos objetivos que normalmente se acreditarán con los partes de lesiones emitidos por los médicos. Dichos conceptos los podemos encontrar en la extensa Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación que podemos encontrar para saciar nuestra curiosidad en la página web del Consejo General del Poder Judicial.

A estas cantidades y tal como hemos mencionado anteriormente, se pueden añadir otras como los gastos de reparación del vehículo, daños materiales que hayamos podido sufrir (móviles, gafas, etc.) así como cualquier otro gasto que creamos conveniente.

En conclusión, reclamar una indemnización por un accidente de tráfico es un proceso que puede llevarnos varios meses y que suele ser bastante lento para los clientes. Ahora bien, ya no solo requiere que se haga todo a la perfección desde el principio –de ahí la importancia de contactar con profesionales cuanto antes mejor–, sino también es necesario tener todo la prueba bien atada a la hora de reclamar una mayor indemnización, ya que en caso de no hacerlo podremos ver nuestras pretensiones totalmente desestimadas.

 

1 comentario en “Cómo reclamar una indemnización por accidente de tráfico”

  1. Una vez leído el artículo, estoy totalmente de acuerdo con el redactor quién con buen criterio profesional y buen conocedor de los problemas que se derivan de una mala tramitación inicial de la documentación y especialmente en la recopilación de pruebas materiales, en momentos de tensión y de especial tribulación, es totalmente aconsejable la participación profesional de un Letrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *