¿Vecinos morosos? Aprende a cómo reclamar las deudas pendientes

Pubicado en1 comentarioCategoríasJurídico

 

Uno de los casos más frecuentes al que se enfrenta una comunidad de propietarios es cuando uno de los vecinos decide no pagar las cuotas de comunidad, o lo que es lo mismo, cuando aparecen los temidos “morosos”.

Es frecuente en este sentido que ya sea por empatía o porque se pueda pensar que nuestro vecino esté pasando una mala época financiera, las reclamaciones sean leves así como realizadas por medio de meras comunicaciones por escrito, pero llega un momento en que las cantidades se pueden volver tan elevadas que no queda más remedio que acudir a la vía judicial.

Para ello existe un procedimiento llamado monitorio que se encuentra regulado en los artículos 812 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y  que está pensado para que sea un procedimiento ágil y sencillo. A este respecto, su regulación específica a las comunidades de propietarios se encuentra en el artículo 21 de la Ley de Propiedad Horizontal.

 

Así es el procedimiento monitorio

El esquema del procedimiento monitorio en las comunidades de propietarios es  a grandes rasgos, el siguiente:

  • En primer lugar y así lo establece **el artículo 21 de la LPH**: “La utilización del procedimiento monitorio requerirá la previa certificación del acuerdo de la Junta aprobando la liquidación de la deuda con la comunidad de propietarios por quien actúe como secretario de la misma, con el visto bueno del presidente, siempre que tal acuerdo haya sido notificado a los propietarios afectados en la forma establecida en el artículo 9”. Esto quiere decir que además de que la reclamación al propietario deudor tiene que ser discutida en un orden del día en la correspondiente junta, se debe comunicar al deudor dicho acuerdo –normalmente por burofax–.

 

  •  Lo siguiente será iniciar el monitorio propiamente dicho mediante una petición inicial al juzgado, que no es más que un escrito expresando la identidad del deudor, el domicilio  del acreedor y del deudor  y el origen y cuantía de la deuda, acompañándose de todos los documentos que acrediten la reclamación. Aunque dicho escrito no precisa de procurador y abogado, dependiendo de la cuantía que se vaya a reclamar es aconsejable acudir a un profesional para su redacción.

 

  • Una vez admitida la petición inicial, se requerirá al deudor para que en un plazo de 20 días pague a la comunidad o exprese motivadamente, las razones por las que no debe toda o parte de la cantidad reclamada. En caso de no pagar ni oponerse, se le despachará ejecución automáticamente –uno de los beneficios del monitorio–.

 

  • En caso de oposición del deudor, el procedimiento monitorio finalizará y se iniciará un procedimiento declarativo verbal u ordinario, dependiendo de la cuantía que se haya reclamado.

Conclusiones

Como hemos podido comprobar, el monitorio es un procedimiento pensado para ser ágil y sencillo, incluso para aquellos que no tengan muchos conocimientos en derecho. El poder realizar la petición inicial sin necesidad de abogado y el hecho de que si el deudor no se oponga a la deuda se le despache ejecución de manera automática, son dos grandes ventajas respecto a reclamar la deuda directamente mediante un procedimiento verbal u ordinario. Aún así, opino que las cosas son mejor hacerlas bien desde el principio, siendo aconsejable contratar un abogado directamente desde el principio.

El costo de contratar un profesional no es el mismo para un particular que para una comunidad de vecinos entera, y la diferencia entre una petición inicial de monitorio mal hecha y bien hecha puede ser la clave para que la reclamación sea fructífera o no.

 

 

 

1 comentario en “¿Vecinos morosos? Aprende a cómo reclamar las deudas pendientes”

  1. Es muy interesante por la brevedad del procedimiento, no obstante estoy de acuerdo que hacer bien las cosas desde el principio y tramitar la demanda mediante abogado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *